Menú principal

Pros y contras de la educación a distancia

educación a distancia

La incorporación al mercado laboral o llevar una vida marcada por la dictadura del reloj son circunstancias que dificultan en gran medida la asistencia a clases para completar la formación académica. La solución más idónea en estos casos es recurrir a la educación a distancia. Esta modalidad formativa se ha extendido mucho en los últimos años debido a la universalización de internet, una herramienta que resulta inmejorable para cursar estudios de manera no presencial.

Tal ha sido el auge de este tipo de formación que las últimas estadísticas de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) revelan que 5.861 personas se matricularon en alguna de las enseñanzas que imparte la institución pública. Una cifra muchísimo más elevada que la registrada en 2003, cuando se contabilizaron 2.307 estudiantes. En la actualidad, esta universidad imparte 27 grados, 65 másteres y 18 programas de doctorado, así como más de 600 cursos de formación permanente. La sede central está en Madrid, pero existen centros asociados en las distintas provincias españolas para atender a los alumnos.

Además de las enseñanzas universitarias, el Ministerio de Educación Cultura y Deporte ofrece la opción de recurrir a la educación a distancia para cursar bachillerato y ciclos formativos de Formación Profesional. Según los últimos datos dados a conocer por el organismo público, durante el curso 2010-2011 se matricularon 48.724 personas en el ciclo de enseñanza postobligatoria y otras 26.996 en FP.

Aprendizaje independiente

Entre las principales ventajas de la educación a distancia, los alumnos destacan el hecho de poder desarrollar un aprendizaje más libre, sin depender directamente del profesorado. Y es que esta clase de formación se caracteriza porque los estudiantes adquieren los conocimientos de manera individual y autónoma. Esta organización permite ganar en flexibilidad y puede resultar más estimulante para los alumnos.

De este modo, es posible compaginar un puesto de trabajo y las tareas habituales que impone la vida cotidiana con los estudios sin tener que hacer demasiados malabarismos con el tiempo. No obstante, la falta de contacto presencial con los profesores puede suponer una traba en algunas ocasiones. Y es que la comunicación vía correo electrónico o teléfono puede acarrear ciertos retrasos en el aprendizaje.

Aunque los materiales didácticos sean eficaces, un alumno puede tener que resolver una serie de dudas y, para avanzar, deberá esperar la respuesta de su profesor. Los trámites administrativos también pueden llegar a provocar más de un quebradero de cabeza a los estudiantes, puesto que realizar las gestiones a distancia suele ralentizarlas. Cada persona debe valorar los pros y los contras, pero, en cualquier caso, es recomendable que complete su formación académica.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>