Menú principal

La soledad del superdotado

Aburrimiento en la clase, apatía, melancolía, malas notas… este tipo de síntomas no acompañan únicamente a los niños y adolescentes con altas capacidades intelectuales (los comúnmente llamados superdotados), sin embargo si suelen presentarse con asiduidad en estos casos, lo que sirve para que los padres enciendan las primeras alarmas. No estamos ante una situación  alarmante, por supuesto, por las altas capacidades del niño o la niña, sino porque encauzar esas capacidades y dirigirlas es esencial para que no se produzca un despilfarro de talento y un más que probable fracaso escolar.

Desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte se considera que alrededor de un 3% de los niños en edad escolar tienen un coeficiente intelectual superior a la media. Es decir, alrededor de 6.000 niños y niñas españoles tienen una alta capacidad intelectual. Tan sólo un porcentaje ínfimo de estos casos son detectados a estas edades, lo que supone un verdadero problema para estos jóvenes, que experimentan verdaderos problemas de integración.

La Asociación Española para Superdotados y con Talento lleva más de 22 años velando por los intereses de estos niños y sus familias. Desde esta asociación se afirma que muchas veces se “disfraza” de hiperactividad y déficit de atención lo que es una alta capacidad de un niño o una niña. Esta asociación no sólo da cabida a niños y adolescentes, sino que también trata de dar respuestas a los problemas de aquellas personas superdotadas que tienen más de 18 años y fueron diagnosticadas de manera tardía.

La Organización Mundial de la Salud considera que alrededor del 2,3% de la población mundial tiene unas capacidades intelectuales superiores a la media. Es necesario destacar que hasta el 50% de los escolares con elevadas capacidades intelectuales (con un coeficiente intelectual superior a 130) sufren de problemas de fracaso escolar o bajo rendimiento.

9 de cada diez casos que se identificam, sin embargo, se corresponden con los de alumnos que sacan buenas notas y tienen un desempeño correcto o brillante en las clases, por lo que la labor de los profesores se hace, si cabe, más importante, ya que es más sencillo que la gran parte de los casos pasen inadvertidos y el talento de miles de niños quede sepultado bajo justificaciones de hiperactividad, vagancia, ineptitud o mala actitud ante el estudio. Sólo así se puede canalizar el talento de los niños y adolescentes superdotados, eligiendo escuelas y sistemas de estudio acordes a sus capacidades.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>