Menú principal

El gasto público para formar a parados se desploma

formación para desempleados

Es en los periodos de repunte del desempleo cuando se debería hacer un mayor esfuerzo en la formación. Los colectivos de trabajadores en los peldaños más bajos de la escala formativa son, precisamente, los que más necesitan esa formación de cara a no salir de la ‘rueda’ del empleo.

La Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) acaba de publicar un estudio sobre el gasto público destinado a la formación a parados. De acuerdo con estos datos, la inversión de las administraciones públicas en la educación a desempleados se desplomó nada menos que un 30% en el periodo 2007-2013.

Es curioso que, en ese mismo periodo de tiempo, las empresas duplicaron las cantidades destinadas a mejorar las capacidades de sus empleados. Pese al acuciante incremento de las cifras del paro que tuvo lugar en esta etapa, la caída del 30,2% en el gasto público para educación situó estas partidas en los 1.153 millones de euros.

Hay que considerar que en el año 2007, el último en el que la economía española experimentó un crecimiento fuerte, estas cifras se situaron en los 1.651 millones de euros. Dicho de otra forma, en seis años se pasó de destinar 890 euros por parado a la formación, a sólo 190 euros (con una población en paro de más del triple), medida a todas luces contradictoria, cuando son precisamente los desempleados los que más necesitan ‘reciclarse’ de cara a encontrar nuevas oportunidades de encontrar trabajo.

Comparación inversión pública vs privada

La comparación entre la inversión de las administraciones públicas para la formación a desempleados y el gasto que las empresas privadas hacen en la capacitación de su personal es, si cabe, aún más sangrante. En el 2013, de acuerdo con los datos de la Fundación BBVA y el IVIE, el gasto público en formar a parados (como os mostrábamos) fue de 1.153 millones de euros.

En ese mismo ejercicio, las empresas privadas en España destinaron 7.320 millones de euros en formar a sus trabajadores.

Otro dato para la reflexión que nos deja este informe tiene que ver con el hecho de que el 29,7% de los universitarios sin trabajo llevan a cabo acciones formativas, mientras que sólo el 8,7% de desempleados con formación obligatoria (los más expuestos a las crisis en el mercado de trabajo) hacen lo propio.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>