Menú principal

Consejos para preparar la selectividad

consejos para preparar la selectividad

La selectividad es una de las pruebas más importantes en la vida de un estudiante, por ello no hay que dejar los estudios a la suerte o apresurarse a intentar prepararse bien cuando solo queda una semana, porque no es una buena idea.

¿Cómo preparar bien la selectividad?

Tal como os comentamos al principio, dejarlo todo para el último momento no es una buena idea, por ello es primordial preparar un plan de estudios con el suficiente tiempo de antelación. Hay que establecerse un calendario con las horas de estudio y los tiempos de descanso, para que no nos resulte tan agobiante estar horas y horas seguidas estudiando.

La distribución del tiempo es algo que no debemos dejar de tener en cuenta y hay que tener bien planificadas las horas de estudio, las de descaso y sobre todo, las del sueño, algo que permitirá estudiar con descanso y tranquilidad.

La alimentación también es muy importante, especialmente durante los días antes de la prueba. El día antes es recomendable evitar bebidas energéticas, café, té o cualquier otra clase de bebidas excitantes porque crearán un estado de nerviosismo que no nos ayudará nada en la prueba.

El día anterior hay que preparar todo el material necesario para hacer la prueba: bolígrafos, rotuladores, calculadora, la hoja de matrícula y el DNI, principalmente. Se aconseja llevar un paquete de pañuelos, unos caramelos para la sequedad de la garganta

A la hora de llegar es importante hacerlo con tiempo suficiente, para asegurarnos de no tener que buscar el lugar donde hay que hacer la prueba y tener más tranquilidad.

Durante la prueba

Debemos permanecer en silencio desde el momento en el que nos sentemos dado que los examinadores pueden expulsarnos del aula si hablamos con alguien. Intentaremos centrarnos únicamente en la prueba.

Hay que prestar especial atención a todas las indicaciones que nos del personal docente para así poder comprender todos los procedimientos de la prueba y así evitar cualquier confusión.

Por otro lado, cuando tengamos la prueba sobre la mesa hay que asegurarse al 100% de leer correctamente los enunciados. A veces no son tan claros como puede parecer, por lo que hay que leerlo con tranquilidad y así ahorrar tiempo en modificar unas posibles respuestas erróneas.

Una vez hecha la prueba hay que repasar de nuevo todos los apartados y nuestras respuestas. Tendremos más tranquilidad porque ya las habremos completado, o al menos la gran mayoría, lo que nos permitirá repasarlo con más calma.

No podemos olvidarnos de la organización del contenido que respondemos, procurando ceñirnos únicamente a responder a lo que nos preguntan, sin adornos, porque no nos van a puntuar más por ello y nos hace perder el tiempo.

Finalmente, hay que cuidar la escritura, utilizando una correcta gramática y signos de puntuación así como una letra legible, no dará más puntos pero sí puede haber alguna penalización porque los examinadores no puedan entender lo que hay escrito.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>