Menú principal

Las claves de los cursos de conducción eficiente

cursos de conducción eficiente

Conducir es una práctica habitual que millones de personas en todo el mundo realizan cada día. Es una maniobra rutinaria, pero no por ello significa que se efectúe de manera correcta. En España, hay más de 26 millones de conductores, pero sólo un escaso porcentaje de ellos conoce y aplica las pautas para manejar un vehículo de manera  sostenible. Dado que el mayor consumo energético en este país corresponde al transporte en carretera, es importante que los profesionales de este sector asistan a cursos de conducción eficiente.

No obstante, adquirir estos conocimientos también resulta de gran utilidad para el resto de conductores. En primer lugar, por el menor consumo de combustible que se consigue con esta manera de conducir. Según los expertos, este recorte se sitúa entre un 10% y un 25%, con lo que el alivio para el bolsillo del conductor es muy significativo. La otra gran ventaja de realizar cursos de conducción eficiente es la reducción de las emisiones de dióxido de carbono del vehículo, que asciende al 15%, aproximadamente. De esta manera, se logra contribuir a la sostenibilidad del medio ambiente sin tener que renunciar al coche.

Técnicas para conducir

En los cursos de conducción eficiente, los alumnos aprenden en poco tiempo (unas cinco horas suelen ser suficientes) las principales técnicas para mejorar su manera de manejar un vehículo. El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) recomienda evitar pisar el acelerador cuando se arranca el coche y comenzar la marcha sin interrupciones. El cambio de marchas es fundamental para conseguir reducir el gasto de combustible.

La primera sólo debe utilizarse para iniciar la marcha, pero es esencial cambiar rápido a segunda. En concreto, no deben pasar más de dos segundos o haber recorrido una distancia superior a seis metros para cambiar a segunda. Otro aspecto a tener en cuenta es el número de revoluciones. Los vehículos con motor diésel, es preferible que circulen a 1.500 rpm, mientras que los de gasolina tienen que elevar las revoluciones por minuto hasta las 2.000.

La recomendación general en la conducción eficiente es conducir con las marchas más largas posibles, puesto que son las que menos carburante consumen. Asimismo, se considera positivo circular a bajas revoluciones, sin pisar el acelerador a fondo. Aunque les pueda parecer sorprendente a muchos conductores, lo óptimo es ir en cuarta o quinta marcha por el casco urbano siempre que se pueda. Con estas pautas, no sólo se logra reducir el gasto en combustible y las emisiones contaminantes, sino también ganar en confort y seguridad. 

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>